Deshielo Ártico fin de un hábitat

En los últimos años, las temperaturas de la superficie de buena parte del ártico (polo norte), particularmente en el verano, han subido de manera alarmante en relación a los registros históricos.

Las temperaturas del Ártico están elevándose casi el doble del promedio global y podrían subir entre 4 y 7 grados Celsius (°C) para el 2.100. Siberia y Alaska ya se han calentado entre 2 y 3 °C desde la década de 1950. Satélites de NASA muestran que el hielo que cubre permanentemente al Ártico está disminuyendo en un 9 por ciento por década. El video es alarmante.

En el Ártico existen unas cuatrocientas especies animales, entre ellas, el oso polar, seis especies de focas, la ballena y el diminuto krill, que desempeña un papel importantísimo en la cadena alimenticia de la región. Además, es el hogar de los pueblos árticos.

El Ártico puede quedar libre de hielo por primera vez en la historia de la Humanidad entre el año 2013 y 2040. Muchos científicos están preocupados por el aumento de las temperaturas en el Ártico, porque podrían causar que grandes cantidades de agua fresca derretida entrase en el Atlántico norte, posiblemente perturbando los patrones de corrientes oceánicas globales, pudiendo originar cambios en el clima de la Tierra, así como elevar el nivel del mar en el mundo, inundando áreas costeras donde viven muchas personas.

Osos polares en peligro

El espesor de la capa de hielos del océano Ártico ha disminuido un 40% durante los pasados cincuenta años y los resultados indican que si esto continúa, la fusión de los hielos será cada vez más rápida, culminando con la desaparición de éstos durante el verano (aproximadamente en el verano del año 2020), con serias consecuencias para el equilibrio ecológico de la zona y para el hábitat de ciertas especies, como el oso polar que necesita de esas capas de hielo para sobrevivir y cazar sus alimentos.

Los osos polares son muy buenos nadadores y pueden nadar distancias de hasta 100 Km en busca de alimento. Es muy frecuente ver en el Ártico osos polares nadando en el mar lejos de cualquier témpano de hielo. Sin embargo, muchos de ellos se ahogan debido al deshielo del Ártico. Un catedrático de biología marina en la Universidad de Alaska, Richard Steiner, comentó a un diario: “Para cualquiera que se pregunta cómo el calentamiento global y la reducción del hielo afectará a los osos polares, la respuesta es sencilla: se mueren ahogados”.

La población de osos polares estimada en unos 25.000 entre Alaska, Canadá (60% de la población total), Groenlandia, Noruega y Rusia, se espera decline en un 30 por ciento en los próximos 35 a 50 años debido a la desaparición del hábitat inducida por el calentamiento global.

El deshielo Ártico es más intenso justo en la época en que el oso polar caza focas, su principal alimento. A medida que el borde del hielo ártico se desplaza cada vez más al norte, se hace más compleja para estos animales su lucha por la sobrevivencia.

Los osos polares han sobrevivido por millones de años, pero algunos científicos creen que de seguir las cosas como ahora podrían quedar extintos.

El deshielo del Ártico visto con ojos codiciosos

El deshielo del Ártico abre nuevas posibilidades para explotar sus recursos naturales. En el lecho marino del Ártico se encuentra el 25 por ciento de las reservas mundiales de petróleo y gas natural. Además, se encuentran en cantidades importantes el estaño, manganeso, oro, níquel, plomo y platino. El deshielo también permitiría el transporte y navegación, abriendo nuevas vías al comercio internacional. Como podemos ver esta zona tiene una gran importancia geoestratégica, que no ha pasado desapercibida.

El fondo del Océano Ártico tiene cinco pretendientes, que han discutido más de una vez cómo repartírselo: Canadá, Noruega, Rusia, Estados Unidos y Dinamarca. Estos cinco países junto a Islandia, Suecia y Finlandia, financiaron la Evaluación del Impacto en el Clima Ártico (ACIA) que arrojó como resultado: “El clima ártico se está calentando ahora rápidamente y se proyectan cambios mucho más grandes”. Esto probablemente se ajusta a sus intereses.

El deshielo del Ártico y el cambio climático

Un cambio en la cantidad de hielo es importante porque su superficie blanca refleja la luz solar de nuevo hacia el espacio. Cuando reemplazamos el hielo por agua oceánica oscura, esa luz solar puede ser absorbida, calentando el agua e incrementando el calentamiento del planeta.

El derretimiento del hielo implica además la desaparición de la fauna en el territorio, un aumento en el nivel de los océanos, modificaciones atmosféricas y en las corrientes marinas, pero también provocará una liberación de volúmenes importantes de gases de efecto invernadero debido a que el permafrost ártico (tierras permanentemente heladas) encierra grandes cantidades de metano, cuyo potencial de calentamiento global es 25 veces superior al CO2.

Esta entrada fue publicada en Deshielo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario