Efectos del cambio climático se sienten en el Parque Nacional Laguna de Tacarigua

La laguna de Tacarigua destaca entre las lagunas costeras de la zona barloventeña del estado Miranda en Venezuela, es un amplio espejo de agua de más de 30 km de largo y 6 km de ancho que se extiende por la llanura aluvial.

La laguna de Tacarigua está tan sólo separada de las aguas marinas por un extenso y estrecho brazo de arena y manglares conformando un ambiente ideal que sirve de morada a numerosas aves y otras especies marinas.

Los pescadores dan testimonio de las variaciones que se presentan en el Parque Nacional Laguna de Tacarigua, el mar del municipio Páez. Aseguran que los peces son cada vez más pequeños y que el agua está más caliente.

En los testimonios de estas personas Evelyn Pallota, directora de Ambiente de la Gobernación de Miranda, encuentra parte de los efectos del cambio climático en el parque. El calentamiento global y las lluvias profusas afectan los ciclos de la flora y la fauna, que están adaptadas a un nivel de variables ambientales como la radiación solar, la salinidad y la propia temperatura.

Pallota estima que el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente y el Instituto Socialista de Pesca y Acuicultura deben estudiar estas alteraciones para aplicar los correctivos.

Otro problema es la basura. Para la preservación de la Laguna de Tacarigua el gobierno regional creó dos unidades socio productivas para segregar los desechos sólidos, que llegan a las aguas desde Caracas por el río Guaire y que caen al Tuy. Los pescadores también denuncian la tala de manglares, lo que resta oxígeno al agua.

El Estado venezolano designó a la laguna de Tacarigua y sus adyacencias como un área natural protegida y creó en 1974 el Parque Nacional Laguna de Tacarigua con una superficie de 39.100 hectáreas.

La extensa playa de la franja arenosa que separa la laguna de Tacarigua del mar sirve como zona de anidamiento para las tortugas verde, cabezona o caguama, cardón y carey todas en peligro. La laguna de Tacarigua es también refugio de una población muy reducida del caimán de la costa, actualmente en peligro de extinción y las raíces sumergidas del mangle en la laguna de Tacarigua son un refugio para el desove y la cría de muchas especies acuáticas.

Fuente: Últimas Noticias (24/10/2010, pag. 27), Se sienten cambios en Laguna de Tacarigua, Irama Delgado.

Esta entrada fue publicada en Desechos Sólidos, Lagunas, Parque Nacional, Venezuela y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario