Problemas de salud de diversa índole podrían intensificarse por el cambio climático

El aumento de dos grados de calor podría provocar un desbalance químico dentro del organismo, debido a la pérdida de sales. Fatiga, dolor de cabeza, náuseas, mareos, desmayos y calambres por calor son algunos de los síntomas de sobrepasar la temperatura habitual.

Los cambios en la calidad del aire y del agua traerán como consecuencia problemas respiratorios como alergias y asma, así como también aumentará el número de casos de infecciones gastrointestinales.

“Las modificaciones de los ecosistemas agrícolas y forestales afectarán a los mecanismos de emergencia de varias enfermedades tropicales”, afirma María Teresa Martelo profesora de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

El dengue, la malaria, la leishmaniasis y la enfermedad del Chagas encuentran en estas condiciones ambientales un nicho amigable para asentarse, por lo que se hace necesario continuar con los planes de vacunación en la población, así como con los programas de prevención para erradicar los criaderos de los agentes trasmisores.

El ingeniero Juan Carlos Sánchez, advierte que para reducir los efectos indeseables sobre el entorno y la vulnerabilidad del país al cambio climático, se necesita desarrollar estrategias que permitan la adaptación a la alteración del clima y a su vez frenen la emisión de gases de efecto invernadero. Estas medidas pueden reducir las consecuencias de la menor disponibilidad de recursos hídricos, la pérdida de productividad agrícola, la elevación del nivel del mar o los efectos económicos adversos, durante las primeras etapas del cambio climático.

Fuente: Últimas Noticias (20/01/2011, atusalud, pag. 6), El cambio climático también afecta la salud, Mariel Cabrujas M.

Esta entrada fue publicada en Calentamiento Global, Venezuela y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario